El cacao es una fruta de origen tropical que proviene del árbol de cacao y su producción es utilizada como materia prima para la obtención de diversos productos de la industria de alimentos para la fabricación de chocolate (confitería, bebidas) y la grasa (manteca de cacao) que las semillas contienen en gran cantidad. Igualmente, se utiliza en la fabricación de medicamentos, cosméticos y jabones.

De acuerdo al director Nacional de Agronegocios del Ministerio de Desarrollo Agropecuario (MIDA), Tomás Solís, en Panamá se siembran alrededor de 6,300 hectáreas de las cuales 4,500 hectáreas corresponden a la Cooperativa de Servicios Múltiples COCABO, R.L., 1,500 a productores independientes y 300 a la empresa privada.

Del área total, 6,150 hectáreas se siembran en la provincia de Bocas del Toro y la Comarca de Ngabe Buglé y 150 hectáreas en la comunidad de Cuango, ubicada en la Costa Arriba de Colón.

Solís agregó que el cacao es un cultivo de gran importancia económica, sobre todo para los pequeños productores ubicados en las áreas de difícil acceso en la provincia de Bocas del Toro y la Comarca de Ngabe Buglé y que en su gran mayoría, se encuentran ubicados en la línea de pobreza rural.

Destacó que Panamá participa en el mercado internacional ofreciendo cacao en grano, manteca de cacao y pasta de cacao y que a pesar de la recesión que se dio a nivel mundial como consecuencia de la pandemia originada por la COVID-19, en el año 2020 se exportaron 710,035 kilos por valor FOB de B/. 2,329,722, destacándose Alemania, Bélgica, España y Países Bajos como los mayores importadores de cacao panameño.

Otros países que importaron cacao de Panamá fueron Arabia Saudita, China-Taiwán (Formosa) España, Rusia, República de Sudáfrica y Uruguay

De enero a julio del año 2021, se exportó 356,772 kilos de cacao por valor FOB de B/. 1,263,792, destacándose Alemania, Francia y Países Bajos como los mayores importadores y otros participantes con cantidades menores como Costa Rica, España, República de Sudáfrica y Uruguay

Como los cacaotales para la producción de grasa representan más del 80% de la producción mundial, coloca la producción de cacao fino en una posición privilegiada para los países productores como Panamá, que recientemente mantuvo la certificación del 50% como productor de cacao fino y de aroma, así como de 85% de cacao orgánico.

Solís enfatizó que estas certificaciones colocan a nuestro país con una excelente ventaja competitiva, ya que la comercialización de cacao fino y de aroma representa mayores precios de venta en el mercado internacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here